jueves, 10 de abril de 2014

El Simbolismo de la iglesia interna en el martinismo - Serie Simbólica 4




Ya se dijo que una manera de acercarse a los símbolos es meditar sobre ellos. Para procurar un  abordaje más íntimo, es necesario sentir la cercanía del símbolo. Durante la meditación, nos podemos  interrogar  sobre  lo  que  el  símbolo  tiene  para  decirnos.  Un ejercicio simple, consiste en suponer que el símbolo es una frase. Entonces, nos preguntaremos: ¿Qué frase sería? Es importante, comenzar a trabajar con los símbolos, aunque sea de manera muy modesta. Interpretar un símbolo es ser capaces de descubrir que nos vincula con él. Sin embargo, nunca es algo definitivo. Porque éste vínculo cambia con el tiempo. Tal como cambia el vínculo según vamos conociendo a  una  persona, a medida  que  conocemos  un símbolo,  encontramos  que tiene más cosas que decirnos.

Así, como una luz puede tener múltiples reflejos, un símbolo puede tener múltiples significados. Lo importante, es encontrar alguno de ellos. La profundidad de nuestras interpretaciones, surgirá con la práctica y la constancia. Como Martinistas, la develación simbólica que practicamos se basa en la esencia de nuestra tradición. Por lo que el símbolo es, al mismo tiempo, un conocimiento del mundo espiritual y una alegoría de la praxis. Develarlo, implica el acceso al conocimiento por un método practico.

El martinismo está estructurado sobre la ejercitación . No se trata de una vía especulativa, sino que apunta  al  trabajo  en  el  oratorio  particular.  Las  reuniones  grupales  y  la  investigación,  son secundarias. La interpretación simbólica martinista refleja  esta tendencia hacia la práctica  como cuestión  esencial. Por lo tanto,  podríamos  decir,  que todo símbolo trasmitido  por  el martinismo siempre tiene una aplicación práctica. Esta es una de las claves fundamentales para comprender el sistema simbólico martinista. Al  analizar  un símbolo,  debemos  tener  en  cuenta  que  esta  inserto dentro de la cosmogonía que nos fue legada por Saint Martin.

Continuamos  avanzando  por  los  senderos  del  bosque  simbólico  martinista.  En  este  texto, trataremos de acercarnos al significado de la Iglesia Interna en la vía íntima. Cuando hablamos de iglesia,  pareceríamos referirnos  a  una  cuestión religiosa  y  exterior.  Sin  embargo,  es  importante darse cuenta que iglesia tiene otros significados. Uno bastante común es asociar iglesia a templo. Es decir, el lugar donde se realiza el culto. Por lo tanto, hablar en este sentido de iglesia interna seria  lo  mismo  que  hablar  de  templo  interno.  A  lo  cual,  dejaremos  esta  cuestión  para  cuando tratemos el simbolismo del templo.

La  iglesia,  en  lo  temporal,  se  ubica  como  intermediaria  entre  el cielo  y  el  hombre.  Esta intermediación se efectúa como representante institucional de lo divino en la materialidad. Luego, necesariamente,  toda  iglesia  posee  una  jerarquía.  A  veces  mas  rígida,  otras  mas  flexible.  Pero siempre encontramos una estructura. Además, una iglesia implica la existencia de una doctrina. La cual,  constituye  una  interpretación  de  la  tradición.  Notemos  que  todos  estos  elementos  son construcciones producto de una estructura comunitaria.

Si retrocedemos en el tiempo, hacia los orígenes de la palabra iglesia, veremos que procede de la voz griega ekklesía. Ella designaba a la asamblea de las polis griegas. Esto es una evidencia de que el  cristianismo  primitivo  es  una  tradición  que  asume  tempranamente  las  formas  helénicas.  La asamblea, representa la comunidad de cristianos. En la antigüedad, según se dice, se realizaban en el Templo. Mas tarde, los cristianos celebraban la ekklesía en otros sitios. En el mundo griego, la ekklesía no era una reunión común. Era uno de los órganos de la antigua democracia griega. Ésta asamblea, tomaba decisiones sobre leyes, nombramiento de funcionarios, declaraciones de guerra, paz, etc. Los ciudadanos que participaban en ella, lo hacían con igualdad de voz y voto, de manera directa  y sin  representantes.  Con  lo  cual,  la  eclesia  cristiana  primitiva,  heredera  de  la  ekklesía griega, debería tener igualmente un espíritu democrático. El cual se habrá ido perdiendo, hasta que  se incorporó al imperio romano, donde asumió la forma de una jerarquía rígida sostenida por una autoridad ad vitam.

Entre aquella primitiva eclesia y las iglesias cristianas de nuestros días, si bien han cambiado la forma  y  la  estructura,  hay  una  continuidad  en  que  ambas  significan  una  agrupación  de  la comunidad cristiana. La iglesia representa, el sentido de religión. Es la reunión de los fieles entres sí.  No  podemos  dejar  de  pensar,  en  esta reunión  de  los fieles,  como  un símbolo  de  la reunión completa  de  la  humanidad,  con  un fin  espiritual.  Entonces,  podemos  decir  que  la  iglesia  es  un símbolo  en  el  cual  las  almas se fusionan  en  un  cuerpo  o  asamblea  comunitaria.  Es  así,  que  la iglesia viene a simbolizar la reconstrucción del Hombre Primordial, como unión del coro de almas de toda la humanidad. Por  éste simbolismo de reunir la humanidad  completa,  es que  aparece la idea de una iglesia universal. Que lo abarque todo, sin que nada quede por fuera.

Tal operación de reconstrucción de la Humanidad Original, es clara para la iglesia exterior. Pero, estamos  tratando  de  enfocarnos  en  el  concepto  de  iglesia  interna.  Entonces,  ésta  última,  es necesariamente,  la  reunión  de  nuestras  facciones  encontradas.  Es  la  unificación  de  nuestra voluntad  para seguir  el Deseo  de  la Realización Espiritual. La  iglesia  interna,  es  el signo  de  la Regeneración Individual. Consiste en fundir nuestro intelecto con nuestro Corazón en una unidad indisoluble. La iglesia interna es la reunión de todas nuestras fuerzas y de todos nuestros recursos, en pos de acercarnos hacia la Divinidad. Es el fin de nuestra existencia contradictoria, de la guerra de  los  opuestos  en  nuestra  alma.  Ésta  iglesia  interna,  viene  a significar  el  Espíritu  de  Dios  en nosotros.

“Cuando se hizo necesario que las verdades interiores fueran envueltas en ceremonias exteriores y simbólicas, a causa de la debilidad de los hombres, que no eran capaces de soportar la unión de la luz, nació el culto exterior; pero se trata siempre de la representación y el símbolo del interior, o sea, el símbolo del verdadero homenaje rendido a Dios en espíritu y en verdad.”           

Karl Von Eckartshausen
                                                                                                                                                                                                       

Frederik


*
*   *

Licencia Creative Commons
El Simbolismo de la iglesia interna en el martinismo - Serie Simbólica 4 por Sociedad de Estudios Martinistas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.