viernes, 2 de mayo de 2014

Los Ríos del Martinismo - Serie Breve 7



El martinismo, como corriente espiritual cristiana, llega a nosotros gracias a los textos, a los oídos y a las bocas que han escuchado y repetido sus misterios más profundos. Tal como el agua, que se abre paso desde la montaña al mar, transitando diferentes geografías y tomando distintos rumbos y formas, sin dejar jamás de ser agua. Lo mismo sucede con la corriente espiritual martinista, que adquiere ciertas características de acuerdo al escenario histórico y cultural por el que marcha, sin dejar de ser nunca martinista. Porque todas estas vertientes llevan en sí mismas el germen de la Regeneración de Saint Martin. Aunque, cada una tiene una manera particular de abordarla. En las corrientes del martinismo encontramos bifurcaciones que rodean grandes escollos; perezosos y silenciosos arroyos de llanura; poderosos causes de aguas profundas y turbulentas; y, por supuesto, muchas corrientes subterráneas que avanzan ocultas, por debajo de la superficie de la historia.

Estas numerosas líneas hacen del martinismo un fenómeno sumamente complejo. Encontramos órdenes grandes, medianas y pequeñas. Pero también, hay una importante cantidad de martinistas solitarios o que pertenecen a grupos libres. Por lo general, estos grupos se conforman de un número reducido de estudiantes e investigadores. Algunos estiman que cerca de la mitad de los martinistas del mundo no pertenecen a las grandes órdenes. Aunque, la mayoría, han pertenecido a alguna de ellas, al menos una vez. Las estructuras libres, son típicas de las formas martinistas. Las corrientes independientes son igual de respetadas que las grandes órdenes. Ya que su tradición se basa en que Saint Martin jamás fundó orden alguna. Por lo tanto, las órdenes son una introducción posterior, que no resultan necesarias a la vía. El no pertenecer a una orden, no modifica en nada la validez de los trabajos del iniciado, siempre y cuando haya recibido su iniciación en la forma aceptada por sus pares.

Sea Libre u ordenado, el martinista es siempre un investigador. Porque la investigación le permite avanzar hacia la realización de la obra. El estudiante debe encontrar, en la gran variedad de información disponible, la manera de implementar en él mismo la praxis. Frente a ésta problemática, cada grupo libre y cada orden toma postura acerca de como trabajar e investigar.

Están las corrientes que apuestan a la Movilidad de Contenidos y de Prácticas. Ellas dejan libertad absoluta a los iniciados para que trabajen los contenidos que les parezcan más adecuados. Estos contenidos no son fijos, sino que van cambiando según la necesidades de cada grupo. Para el oratorio, se suele trasmitir algunas prácticas básicas. Sobretodo en los primeros pasos de cada grado. Luego, el iniciado completa las prácticas de acuerdo a su criterio personal. Esta forma de trabajo tiene la ventaja de una gran adaptación de los contenidos y los medios. La contra, es que no hay un eje bien definido. En estos casos extremos, el eje lo constituye, por lo común, el soporte ritual. Esto suele ser la manera de trabajo de los grupos libres. Donde se deja a la autodeterminación el estudio y la investigación. Si bien hay órdenes que trabajan de esta manera, suelen ser las menos, y generalmente son las que se encuentran en proceso de formación.

Otros apuestan a un Cuerpo de Instrucciones y dan gran libertad en las prácticas individuales. En esta opción, existe un conjunto de instrucciones prefijadas. Por ejemplo, una serie de discursos para las reuniones, o un conjunto de documentos con contenidos preestablecidos que se envían por correo. En estos casos, el eje de estudio se clarifica y existe una planificación de los contenidos mínimos sobre los que trata el trabajo. Hay prácticas para el oratorio establecidas, sin embargo, el iniciado tiene que usar su criterio para el trabajo individual. La gran ventaja, es que se asegura una base y que la investigación sobre la praxis probablemente tenga una orientación a fin a lo que se ha trasmitido en la instrucción. Muchas órdenes trabajan con éste sistema. La investigación, puede decirse que alcanza una maduración media.

La última alternativa es trabajar con un Cuerpo de Instrucciones y un Cuerpo de Prácticas. En este caso, la planificación no sólo abarca los contenidos de las instrucciones, sino que las prácticas están igualmente planificadas y sistematizadas. Es decir, que existe un eje claro en las instrucciones, que se manifiesta igualmente en las prácticas trasmitidas. Cabe aquí aclarar, que las prácticas para constituir un cuerpo deben conforman un sólido conjunto. Es decir, que el grupo de las prácticas tiene un objeto, un sentido y un criterio común previamente establecido. Las prácticas deben constituir una unidad. Cada ejercicio se vincula con los demás y juega cierto papel, previsto de antemano, en el Cuerpo de praxis. Hay una unidad inmanente entre las partes y el todo. Esta situación, sigue la lógica de la teúrgia. Ya que, tanto los contenidos como las praxis, tienden a integrarse en una Unidad de Realización. La ventaja de este método, es que el eje de estudio está bien definido y las prácticas cobran un sentido de conjunto o colectivo. La desventaja, es que la libertad de experimentar del iniciado se reduce, al tener que concentrar los esfuerzos en una dirección determinada. Sin embargo, se gana celeridad sobre los avances. Generalmente, los grupos u órdenes que poseen un cuerpo unificado de contenidos y de prácticas, es porque dedican gran esfuerzo a la investigación y poseen una importante experiencia en el oratorio.

En la Sociedad de Estudios Martinistas, se ha decidido trabajar con un cuerpo unificado de instrucciones y de prácticas para el oratorio. El plan abarca el estudio de los misterios y el trabajo en el oratorio hasta el grado de S.I. La flexibilidad, durante la dos primeros grados, consiste en que el estudiante participa de las investigaciones que son coordinadas desde el Círculo de Estudios e Investigaciones Jakob Boehme. Cuando se alcanza el grado de S.I., se dirigen y coordinan los proyectos de investigación. Una vez que el S.I. termina la instrucción, queda a su criterio la continuación de su trabajo particular en el oratorio y los aportes de su experiencia. 



Nicodemo


*
*  *



Licencia Creative Commons
Los Ríos del Martinismo - Serie Breve 7 por Sociedad de Estudios Martinistas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.